Fundació Jaume BofillUniversitat Oberta de Catalunya (UOC)
Xavier Aragay
Xavier Aragay
Economista y director general de la Fundación Jesuitas Educación

Soy economista, directivo y gestor de instituciones educativas. Profesor en muchas ocasiones y apasionado de la educación formal y no formal. Actualmente soy el director general de la Fundación Jesuitas Educación, que reúne en su seno las siete escuelas de los jesuitas en nuestro país.

Las 3 cosas que he aprendido

Nos encontramos ante un cambio de paradigma educativo: necesitamos cambios profundos y atrevidos
Tema:
1

Avanzar hoy hacia un cambio profundo en la educación es posible

Podemos ganar nuestro futuro como educadores. No estamos condenados a continuar haciendo lo que hemos hecho hasta ahora, ni a esperar que sea el ministro de turno quien dicte por dónde hay que ir. No es necesario ser víctimas del futuro; podemos ser sus protagonistas. Tenemos vocación, tenemos convicciones y podemos abrir un debate valiente y participativo sobre cómo avanzar hacia este cambio necesario de nuestras escuelas. La sociedad ha cambiado mucho en los últimos veinticinco años, y la escuela, en esencia, ha cambiado muy poco. El cambio debe ser profundo y atrevido. El error más grave es pensar que ya nos sirve lo que tenemos, que sólo se trata de hacer algunas rectificaciones… o de poner más actividades dentro de la escuela. Hay que tener convencimiento y crear las condiciones dentro y fuera de los centros; porque el cambio, con los recursos que tenemos (mermados, pero todavía existentes), es posible. Son tiempos para entrenarse en la gimnasia mental de dar respuesta a cambios imprevistos y sistémicos. Son tiempos para ponerse al frente y fortalecer las voluntades, las sinergias y las alianzas. Tenemos que ponernos en marcha todos los que nos sentimos llamados e ilusionados a transformar la escuela y la educación en el marco de una Cataluña que se abre a un futuro diferente.

2

La escuela actual está estresada y el modelo educativo en el que se basa está agotado

Es necesario un replanteamiento sistémico del proceso de enseñar y aprender. Ya no podemos pensar que, sólo añadiendo más actividades o innovaciones a una escuela que ya incorpora muchas y que lleva los últimos veinticinco años aumentando el volumen de actividad, conseguiremos el cambio que deseamos. El modelo educativo en el que se basa la escuela está agotado. Una de las expresiones más fuertes de esta crisis es el elevado índice de fracaso y abandono prematuro, pero debemos ver que la crisis es más profunda. Hay que reorganizar de forma radicalmente diferente los recursos (humanos, de espacio y de instalaciones) y poner en marcha experiencias piloto de aprendizaje. Podar el amplio currículum escolar actual, agrupar al alumnado de forma diferente en los grupos clase actuales, cambiar la distribución de horarios y espacios, apostar por una acción en equipo de maestros y profesores… Trabajar por proyectos transversales, que integren, mediante la experiencia, conocimientos, habilidades, competencias y actitudes en una verdadera comunidad educativa que comporte y cree conocimiento, retornando, a la vez, a los elementos básicos y vitales, en el marco de una organización educativa totalmente diferente.

3

Estamos ante un cambio de paradigma educativo

Por ello es necesaria la participación de toda la sociedad y del conjunto de la comunidad educativa. Hablamos de un verdadero cambio de paradigma educativo, porque es la misma sociedad en la que vivimos la que ha hecho este cambio de paradigma. Y en este sentido no tenemos demasiadas opciones. Llevamos ya más de un 12% del siglo XXI y hay que concebir y levantar un nuevo modelo educativo. Un nuevo modelo que ponga al alumnado en el centro del proceso de enseñar y aprender, que permita, además, adaptarse a sus cualidades y características, para que de forma personalizada y con diálogo permanente con su grupo social de aprendizaje pueda avanzar y madurar hasta componer un proyecto propio y vital. El cambio es profundo e implica cambios de rol, cambios de espacios, cambios organizativos. Significa romper inercias y avanzar juntos hacia entornos desconocidos. El cambio es camino y en este camino será necesario descubrir y concretar un nuevo modelo que hoy no existe, aunque en muchas de las innovaciones introducidas y experimentadas hasta ahora ya se apunta hacia dónde hay que ir. Y este cambio es sobretodo cultural. Y por ello requiere la participación de los educadores, de las familias y de toda la sociedad. Este es el gran reto al que nos enfrentamos.

Otras voces de la comunidad educativa
MARTA ANGERRI FEU MARTA ANGERRI FEU
SECRETÀRIA GENERAL DEL CERCLE D...
L'autonomia dels centres
Marina Subirats Martori Marina Subirats Martori
Catedràtica emèrita de sociologia...
Que l'èxit o el fracàs depenen molt més de l'entorn...
Olmedo Eugenio Domínguez
Asesor Educativo
La educación debe ser impartida con ternura
Xavier Orteu  i Guiu Xavier Orteu i Guiu
Director d'Insercoop,...
Una relació diferent amb el temps
Natàlia Gomà Argilaga Natàlia Gomà Argilaga
Psicòloga social
Disseny d’una política pública de proximitat des de les...
Wilson Marcelo Pozo Enriquez
Profesor
el curriculum tiene que ser flexible
Clàudia Turró Ortega Clàudia Turró Ortega
Psicòloga social i coach
A respectar la diferència

Más información