Fundació Jaume BofillUniversitat Oberta de Catalunya (UOC)
Salvador Cardús
Salvador Cardús
Doctor en Ciencias Económicas y profesor de Sociología

Soy doctor en Ciencias Económicas y profesor de Sociología en la Universidad Autónoma de Barcelona. Participo en el debate público como colaborador en diversos medios.

Las 3 cosas que he aprendido

Calidad y equidad son dos fundamentos inseparables de la dimensión política de la educación.
1

Hablamos de lo mismo

En educación, me parece imposible distinguir equidad e igualdad, o quererlos contraponer como si una fuera en detrimento de la otra. Sin calidad, la equidad se queda corta. Sin equidad, la calidad es discriminatoria. Allá donde he visto un trabajo de calidad, he comprobado que se daban oportunidades, tanto si se aprovechaban como si no. Y la obsesión por la equidad (que, a veces enmascara una cierta desidia o, incluso peor, mucha incompetencia), he visto como siempre restaba oportunidades a ciertas expectativas individuales. Para mí, equidad significa dar las mismas oportunidades de engancharse a la exigencia de la calidad. Allí donde hay ambición y calidad docente es donde la equidad tiene pleno sentido. Pero ambición y calidad piden algo previo: una buena formación del docente. Y esta es una constante: lo reconozco en mi propia experiencia escolar, lo he comprobado en la de mis hijos y la vivo cada día en la Universidad; no hay equidad sin buenos profesores.

2

Ofuscados por los principios

  1. Utilizo el término “ofuscación” en el sentido de no ver claro. Y es que aunque los “principios” suelen tener un sentido orientador de una acción crítica, también pueden funcionar de forma conservadora, como una manera de ahorrarse la incomodidad de contrastar críticamente el pensamiento con la experiencia. Lo podríamos aplicar a muchas dimensiones de la acción educativa, pero es plenamente útil para pensar en la cuestión del desarrollo de la responsabilidad individual. Los determinantes de la ideología educativa que han sido hegemónicos en nuestro país, han jugado en contra de la responsabilidad individual. Una cierta concepción ingenua del individuo, a quien habría que proteger de la sociedad para salvar su bondad original, ha hecho mucho daño. Si se educa para hacer posible un pensamiento libre, para “liberar al individuo de la tiranía del presente” como decía Cicerón, más que proteger, lo que hay que hacer es empujarlo hacia la sociedad, que se mezcle con ella, que se rasguñe, que se comprometa a cambiarla.

3

Por una dimensión política de la educación

Creo que en una buena proporción, la motivación personal y el rendimiento académico tienen que ver con la asunción por parte de la institución escolar –y, por lo tanto, del profesorado y del alumnado– de una responsabilidad política, más allá de los intereses individuales de unos y otros. Tenemos educación pública porque al lado del derecho a ser educados, tenemos la obligación de educarnos. Cuando he tenido que transmitir esta idea que el rendimiento académico no sólo iba en beneficio propio sino de toda la comunidad, y que era un deber –me gustaría decir “patriótico”– la respuesta ha sido, en general, muy positiva. Pero también debo decir que se ha recibido con cierta sorpresa. “No nos lo habían dicho nunca”, suelen comentarme. Poner el rendimiento académico sólo en el plano de las ventajas personales, además de pobre, puede llegar a ser falso. En cambio, no es nunca un engaño, desde el punto de vista del interés general. Y hay que reforzar la idea que educarse es un deber, lo que yo llamo reivindicar la dimensión política de la educación.

Otras voces de la comunidad educativa
Teresa Romagosa López Teresa Romagosa López
Responsable Escola municipal de...
L' esforç
Ladislau Girona Flores Ladislau Girona Flores
Assessoria i Consultoria
Ethos-Passió
Francesc Ortiz Giménez Francesc Ortiz Giménez
Director de la Fundació Sant...
L’espai de col·laboració és el centre educatiu que te la col·...
Joan Rué Domingo Joan Rué Domingo
Professor Universitat Autònoma
Avaluació
Mª Rosa Buxarrais Estrada Mª Rosa Buxarrais Estrada
Catedràtica d'universitat
L’educació és responsabilitat de la família
Eulàlia Lledó Cunill Eulàlia Lledó Cunill
Professora de secundària jubilada...
El món no és simple, l'aula tampoc
Isabel Ruiz Pérez Isabel Ruiz Pérez
Professora de secundària
Penso, doncs aprenc

Más información