Fundació Jaume BofillUniversitat Oberta de Catalunya (UOC)
Josep Mª Aragay Borràs
Josep Mª Aragay Borràs
Educador social i musicoterapeuta

 Nací en el 1981 a Barcelona y mis objetivos profesionales navegan musicalmente entre el educación, el desarrollo comunitario, la docencia, la terapia, la gestión cultural, la investigación y la creación artística. “Soy” Integrador Social, Educador Social y Musicoterapeuta especializado en lo uso educativo y comunitario de las artes.

Actualmente colaboro con lo proyecto Diversidades de Educación Sin Fronteras; participo como formador en un asignatura de creatividad en la Carrera de Animación Sociocultural de la Universidad francesa Paris Este-Créteil; y estoy viajando por Europa, América y África con el proyecto Isósceles para definir la figura del educador social así como transferir el método Basket Beat en el ámbito de la música comunitaria.

Les tres coses que he après

1

La música es una herramienta extraordinaria

Todo lo que vivimos puede servirnos para aprender. Dejando aquí de lado el derecho que tendríamos que tener todos a acceder con igualdad de oportunidades al arte y a la cultura, hacer música -más allá que a medio y a largo plazo genere impactos positivos en el rendimiento académico o en el desarrollo personal de los participantes casi sólo por el hecho de practicarla regularmente y en grupo- puede utilizarse como una herramienta pedagógica para transferir valores, conceptos y procedimientos a personas, grupos, comunidades o, incluso también -algunas veces-, a las lejanas estructuras de la sociedad. Y es que la música, que requiere de concentración “aquí y ahora” y permite incluir personas diversas en una misma acción, compromete la persona de forma integral y se puede dirigir a trabajar áreas específicas como la comunicación y el lenguaje; la psicomotricidad; las interrelaciones sociales; o las áreas cognitiva y emocional.
2

El grupo tiene que intervenir en su propio desarrollo; la autogestión es un proceso

Conocer los grupos y sus características es primordial para realizar nuestra tarea profesional con eficiencia. Y es que en síntesis, el educador acompaña y forma parte de grupos. A menudo decimos que las principales finalidades del acompañamiento son la autonomía y la autogestión; pero si la participación del propio grupo en el desarrollo, en la gestión o en la toma de decisiones no se fomenta desde el principio del proceso de enseñanza-aprendizaje será imposible lograr la autonomía. Así pues, una de las cosas más maravillosas que he aprendido es dar espacio al grupo para que emerjan las -siempre sorprendentes- capacidades de sus miembros y del conjunto. Continuamente el grupo es más creativo que el educador.
3

Trabajo con y para personas, y trabajo desde el amor

Los ámbitos académico y profesional nos proponen una determinada distancia respecto a los alumnos, usuarios o beneficiarios que atendemos. Personalmente he dejado de utilizar la descripción de usuarios para hablar de personas; y la distancia para fomentar el cambio -creo sin duda- que tiene que ser muy corta. Entiendo que mezclar la palabra amor con trabajo pueda crear reticencias así que parabólicamente podemos hablar de una innegociable dimensión emocional, y es que en la medida que construimos vínculo con las personas que acompañamos lograremos resultados deseables.
Altres veus de la comunitat educativa
Claudia Vallvé Claudia Vallvé
Sociòloga. Sòcia de Xarxa...
Saber és voler
José Luis Quirant Navarro José Luis Quirant Navarro
Professor d'ESO a La Farga
L'aventura del saber
Xavier Sans Antolí Xavier Sans Antolí
Mestre
Qui ha de protagonitzar el procés educatiu
Àngels Domingo Àngels Domingo
Doctora en Pedagogia i Directora...
Formació docent
Carme Mayugo i Majó Carme Mayugo i Majó
Educomunicadora
L'educació com a experiència de vida
Quim Brugué Torruella Quim Brugué Torruella
Catedràtic ciència política (...
Els alumnes no recorden les assignatures, recorden els professors
Marina Tomàs i Folch Marina Tomàs i Folch
Professora
Valors i cultura professional educativa

Més informació